Cada día me gusta más la quínoa, creo
que la podría comer todos los días en distintas preparaciones o acompañando mi
ensalada.  Y hablando de este grano, no
puedo dejar de decirles que el restaurant de mi amiga Sol, “Quínoa”, sigue tan
rico como siempre. Me encanta ir a almorzar allá, la comida es deliciosa y el
servicio es tan amigable.
Estas croquetas son ideales para una
comida liviana y nutritiva. La receta la adapté de una que vi en una revista “Good
Taste”.
CROQUETAS DE QUINOA
10 croquetas (dependerá del tamaño que las hagan)
·       
2 taza de quínoa cocida al
dente (yo use mitad blanca, mitad roja)
·       
60 gr queso de cabra
rallado
·       
1 zanahoria grande,
rallada gruesa
·       
20 gr de espinacas baby,
lavadas y picadas
·       
3 cucharadas de albahaca
picada
·       
60 gr de almendras,
tostadas y picadas grueso
·       
25 gr de pan rallado
·       
1 cucharadita de orégano
seco
·       
½ cucharadita de merquén
(o el ají que quieran)
·       
Sal y pimienta a gusto
·       
4 huevos, levemente
batidos
·       
Aceite para cocinar las
croquetas
Mezclar la quínoa con el queso de
cabra, la zanahoria rallada, espinacas picadas, albahaca, almendras y el pan
rallado. Aliñar con el orégano, merquén, sal y pimienta; revolver bien. Agregar
los huevos y revolver bien hasta tener una mezcla integrada.
Calentar un poco de aceite en una
sartén grande.
Formar croquetas con la mano o bien formarlas
ayudándose con un molde de timbal (en este caso formar la croqueta bien apretada
en el molde, luego con éste la ponen en la sartén y de a poco sacan el molde
para formar otra). Hornear las croquetas por un lado hasta que esté dorada,
luego con la ayuda de una espátula dar vuelta con cuidado. Dorar por el otro
lado y servir. Las croquetas se pueden hacer con anterioridad y luego calentar
en el horno.

Servir estas delicias acompañadas con
una ensalada y hummus si desean.