Hace tiempo que quería hacer falafels,
croquetas mediterráneas de garbanzos que son deliciosas. Para hacer una receta
distinta las hice con quínoa y quedaron deliciosas. Ideales para comer
acompañando una ensalada o simplemente con una salsa de yogurt.
Para hacerlas usé unos garbanzos ya
listos que vienen en una caja de cartón, donde lo importante es lavarlos muy
bien con agua helada y luego dejarlos drenar unos minutos sobre un colador para
que boten todo el líquido. También pueden cocinar Uds. los garbanzos, lo
importante es que los dejen al dente.
Esta receta quedó exquisita y es
distinta, creo que si la hacen se van a lucir.
CROQUETAS “FALAFEL” CON QUINOA
16 croquetas
·       
760 gr de garbanzos
cocidos (yo usé 2 cajas de garbanzos listos, bien lavados y drenados)
·       
1 diente de ajo
·       
½ cucharadita de comino
·       
1 cucharada de aceite de
oliva
·       
½ taza de perejil picado
·       
½ taza de cebollines
picados finos
·       
Ralladura de un limón
·       
1 cucharadita de sal o a
gusto y pimienta
·       
1 taza de quínoa cocida al
dente
·       
2 huevos
·       
Aceite de oliva para
cocinar las croquetas
Poner los garbanzos bien lavados y
drenados en el procesador. Agregar el ajo, comino, aceite de oliva, perejil,
cebollines, ralladura, sal y pimienta. Procesar hasta tener una mezcla molida
pero con textura (no es un puré o papilla). Poner la mezcla de garbanzos en un
bol, agregar la quínoa y los huevos; mezclar bien. Usando un molde redondo de
unos 4 cm, formar croquetas usando como 1 ½ cucharadas de mezcla y compactando
con una cuchara. Calentar un poco de aceite en una sartén y cocinar las
croquetas, que queden doradas por ambos lados.
Servir tibias o calientes acompañadas
con yogurt natural aliñado con sal gruesa y pimienta o bien con tzatziki(receta deliciosa aquí).