Cuando viví recién casada en San Francisco
(USA), estos pancitos eran parte de nuestra vida. Los disfrutábamos en el
desayuno o bien rellenos de salmón ahumado y queso crema en esos domingos de brunch.
Estos panes son clásicos de la
comunidad judía de New York pero hoy se encuentran en todo Estados Unidos y en
el mundo. Yo los aprendí a hacer en un curso de panadería que tomé en el
Culinary. Les agregué un poco de harina integral pero lo pueden hacer
totalmente con harina blanca, aunque un poco de fibra no les va a hacer nada de
mal.

BAGELS
8 unidades
·       
260 gr harina
·       
170 gr harina integral
·       
10 gr levadura seca instantánea
·       
1 cucharada de azúcar
·       
2 cucharadas de aceite de
oliva
·       
1 ½ cucharadita de sal
·       
300 ml agua tibia
·       
Sésamo para espolvorear
Poner ambas harina en un bol grande. Hacer
un hoyito al medio y poner la levadura, el azúcar y el aceite de oliva en él.
Espolvorear la sal por los bordes de la harina. Poner un poco de agua en el
hoyo y revolver de a poco. Ir agregando más agua y mezclando con la harina
hasta formar una masa blanda pero no pegajosa. Poner la masa en un mesón
levemente harinado y amasar por 5 minutos o hasta que la masa esté lisa y
elástica. Poner la masa en un bol aceitado, tapar y dejar reposar en un lugar
tibio por 45 minutos o hasta que haya doblado su volumen.
Calentar el horno a 190C.
Dividir la masa en 8 pedazos iguales y
formar unas bolitas uniformes. Aplastar levemente y hacer un hoyito al medio.
Poner en una bandeja con silpat (o papel mantequilla), levemente harinado y
dejar reposar por 15 minutos.
Mientras tanto poner a hervir agua en
una olla grande. Una vez que hayan reposado los panes, bajar el fuego del agua
y meter los panes en el agua (quedarán flotando), cocinar 1 minuto por lado.
Escurrir bien y volver a la bandeja. Espolvorear con sésamo.
Hornear los bagels por 20 a 25 minutos
o hasta que estén doraditos. Dejar enfriar y disfrutarlos; quedan muy ricos con
queso crema y salmón ahumado.