La receta de hoy no sabía cómo
llamarla ya que a pesar de ser un queque, al tener bastante frutas también se
puede servir como postre. La foto no muestra bien la textura ya que es un
queque bastante húmedo y muy sabroso. Lo mejor es que es muy rápido de
preparar, sólo hay que tener paciencia con el horno (por mientras preparan la
mesa para disfrutar este rico molde frutal).
MOLDE DE MANZANAS Y ARÁNDANOS
8 personas
·       
125 gr mantequilla sin sal
·       
225 gr harina
·        1 cucharadita de polvos de hornear
·       
175 gr azúcar rubia
·       
2 huevos
·       
1 cucharada de miel
·       
1 cucharadita de canela
·       
2 manzanas, peladas y
laminadas
·       
125 gr de arándanos
·       
2 cucharadas de mermelada
de damascos
Calentar el horno a 180C. Mantequillar
un molde rectangular, poner papel mantequilla en el fondo y mantequillar.
Procesar la mantequilla junto a la harina y polvos de hornear, hasta que se forme migas. Agregar el azúcar, huevos, miel y
canela; procesar hasta tener una mezcla integrada. Poner la mitad de la mezcla
en el molde preparado, luego distribuir la mitad de las láminas de manzanas y
arándanos. Tapar con el resto de la mezcla y terminar con el resto de las
manzanas y arándanos.
Hornear por 1 hora o hasta meter un
palito al medio, éste salga seco. Esperar 10 minutos y luego desmoldar.
Calentar la mermelada y luego pincelar
la cubierta del molde.