El domingo estaba tentada de comer
algo rico, así que me acordé de esta receta de “muffins de zanahorias y manzana”
que había guardado del blog “Cannelle et Vanille” y que me había tincado mucho.
Ella usa distintos tipos de harina sin gluten pero yo la adapté con lo que
tenía. Usé un poco de harina integral, ya que a mí me gusta mucho, aunque a mis
niños no mucho. En todo caso ellos no la notaron y disfrutaron mucho estos
muffins.
Los quequitos quedaron deliciosos y lo
mejor es que creo que quedaron bastantes sanos.
Yo que soy fanática de los libros de
cocina, por supuesto que en mi biblioteca ya tengo el libro de este hermoso
blog. No paro de verlo, no sólo es precioso sino que también tiene muy buenas
recetas (hay muchas que quiero probar).
MUFFINS DE ZANAHORIAS Y MANZANA
12 unidades
Ingredientes:
·       
140 gr de mantequilla sin
sal
·       
¾ taza de harina
·       
¼ taza de harina integral
·       
½ taza de harina de
almendras
·       
2 cucharadas de maicena
·       
1 ½ cucharadita de polvos
de hornear
·       
1 ½ cucharadita de canela
en polvo
·       
1 cucharadita de jengibre
en polvo
·       
2 huevos
·       
1/3 taza azúcar rubia
·       
1/3 taza de miel de arce
(maple syrup; yo también usaría miel de palma)
·       
1 cucharadita de esencia
de vainilla
·       
3 zanahoria chicas,
ralladas
·       
1 manzana verde, pelada y
rallada
·       
Azúcar en polvo (flor)
para espolvorear
Calentar el horno a 180C.
Calentar la mantequilla en una olla
chica a fuego medio, hasta que esté derretida y empiece a dorarse; debe salir
olor a tostado. Dejar que se enfríe.
En un bol grande, mezclar todos los
ingredientes secos. Y en otro bol, mezclar la mantequilla dorada (negra, como
le llamamos en Chile), con los huevos, azúcar, miel y vainilla. Agregar la
mezcla de mantequilla en la mezcla de harina, revolver bien. Luego agregar las
zanahorias y manzana ralladas.
Dividir la mezcla entre moldes para
quequitos (con papeles especiales para hornearlos o bien mantequillar bien los
moldes). Hornear por 20 minutos o hasta que al meter un palito, éste salga
seco. Dejar enfriar, espolvorear azúcar en polvo y disfrutarlos que son
realmente deliciosos.