Sigue el calor acá en Santiago, el otoño que se nos viene luego sólo se asoma con mañanas y tardes más frescas. Así que todavía podemos disfrutar de ricos almuerzos al aire libre. Y nada mejor para un asado, un picnic o un almuerzo, que este rico pan con ricotta y ciboulette. El pan tiene una miga esponjosa y un sabor exquisito gracias al queso y ciboulette. Nosotros en la casa lo comimos con mantequilla pero lo pueden usar para hacer ricos sándwiches. Pueden ponerlo en un molde rectangular en una sola pieza o bien dividirlo en porciones como yo lo hice.
Este pan lo adapté de una receta que saqué del libro “100 Great Breads” de Paul Hollywood.
PAN DE RICOTTA Y CIBOULETTE
1 pan
·        4 tazas de harina
·        1 ½ cucharadita de sal
·        30 gr de levadura fresca
·        ½ cucharadita de azúcar
·        1/3 taza de aceite de oliva
·        1 taza de agua
·        ½ taza queso ricotta
·        2 cucharadas de ciboulette picada
Disolver la levadura en un poco de agua tibia y el azúcar.
En un bol grande poner la harina y espolvorear la sal por los bordes externos. Hacer un hoyo al medio y agregar la levadura disuelta, ir mezclando de a poco la levadura con la harina. Agregar el aceite, la ricotta y el agua suficiente para formar una masa blanda. Amasar hasta que la masa esté lisa y elástica. Poner en un bol aceitado, tapar y dejar leudar por una hora.
Calentar el horno a 200C.
Dividir la masa en 9 pedazos, ovillar y poner en un molde cuadrado aceitado de 20 cm (también puede ser redondo). Dejar reposar 5 minutos y hornear por 25 a 30 minutos. Dejar enfriar.