Este postre es deliciosamentementemente rico. Es de una textura que
uno disfruta con cada cucharada que se mete en la boca y lo mejor es que es muy
fácil de hacer (sobre todo la cremita).
Este postre nació, al pensar que hacer
con el relleno que me sobró de unos cupcakes de pie de limón (ver la receta aquí). Luego pensé que con un poco de frambuesas combinaría bien, pero me
faltaba otra textura y así decidí incorporar el crocante de oreo. Esta
combinación de sabores y texturas no sólo fue muy rica, sino que el postre
quedó muy bonito de colorido. Una alternativa más rápida es hacer la crema de
limón y luego poner berries.

POSTRE CREMOSO DE LIMÓN
6 personas (depende del tamaño del
vaso, lo míos no son muy grandes)
·       
1 tarros de leche
condensada
·       
½ taza de jugo de limón
·       
300 gr yogurt griego
·       
200 gr frambuesas, molidas
y endulzadas con azúcar al gusto
Crocante Oreo
·       
150 gr galletas oreo
·       
2 cucharadas de azúcar
·       
2 cucharadas de
mantequilla, blanda
Para el crocante, calentar el horno a
200C.  Procesar las galletas oreos con el
azúcar, agregar la mantequilla y formar migas. Poner las migas de oreo en una
bandeja de horno y hornear por 15 minutos. Enfriar.
Para la crema de limón,  mezclar la leche condensada con el jugo de
limón. En otro bol, revolver bien el yogurt y luego juntar con la mezcla de
leche condensada y limón. Dividir la mezcla en 6 vasitos. Tapar cada vaso con
el puré de frambuesas y terminar con el crocante de oreo. Refrigerar por un par
de horas y luego disfrutar este rico postre.