Todavía hay tiempo para preparar este rico “Queque de Navidad”, sobre todo si Uds. son del bando de
los no tan fanáticos
de la fruta confitada y de los pan más húmedos que secos. Este queque es delicioso, lleno de frutas
secas y con un gran secreto que son duraznos frescos. Están esponjoso que se deshace un poco al
partirlo, pero realmente es adictivo.
Partí de una receta que vi en el sitio de la revista “Australian Gourmet Traveller»,
pero le hice varios cambios.
QUEQUE DE NAVIDAD CON
DURAZNOS
3 queques de unos 700 gr cada uno
•    100 gr damascos secos picados
•    150 gr duraznos secos picados
•    100 gr ciruelas secas picadas
•    50 gr pasas rubias
•    50 gr cranberries o guindas secas
•    2 duraznos frescos picados (grandes o 3 pequeños)
•     jugo de 1 limón
•    150 ml de coñac
•    60 ml de licor de naranjas
•    2 ½ tazas de harina
•    1 cucharadita de bicarbonato de sodio
•    1 cucharaditas de jengibre en polvo
•    1 cucharadita de canela
•    ½
cucharadita de clavo de olor
•    325 gr mantequilla, blanda
•    280 gr azúcar rubia
•    2 cucharadas de miel
•    4 huevos
•    100 gr almendras picadas
•    100 gr nueces picadas
Calentar el horno a 170C.
Poner la fruta seca, duraznos
picados, jugo de limón, coñac y licor en una olla grande. Cocinar a fuego suave,
revolviendo ocasionalmente, hasta que el alcohol se haya evaporado (8 a 10 minutos).
Enfriar.
Cernir la harina junto al bicarbonato
y especies. Reservar.
Batir la mantequilla junto al azúcar hasta tener una mezcla pálida y cremosa. Agregar la miel y
batir hasta integrar. Agregar los huevos de a uno, batiendo bien. Agregar la
harina alternando con la mezcla de frutas maceradas. Finalmente agregar las
almendras y nueces.

Poner la mezcla en moldes
mantequillados. Hornear de 50 minutos a 1 hora o hasta meter un palito al
medio, éste
salga seco.