Me encantan los queques de zanahoria (se darán cuenta que tengo varios en el blog) que ya es difícil hacer una innovación. Pero se me ocurrió mezclar zanahoria con zapallitos italianos y el resultado quedo exquisito. Y por supuesto que no duró nada en casa ya que fue gusto de todos.
El conejito lo hice con fondant y la idea era darle un toque para la pascua de resurrección que viene pronto. Sin embargo lo pueden servir espolvoreado con azúcar en polvo o con un simple glaseado de azúcar en polvo con jugo de limón.
QUEQUE DE ZANAHORIAS Y ZAPALLITOS
1 queque mediano
·      
4 huevos
·      
1 ¼ taza azúcar
rubia
·      
2 cucharadas de miel
·      
2 tazas de harina
·      
1 taza de harina de
almendras (almendras bien molidas)
·      
1 ½ cucharadita de
polvos de hornear
·      
1 cucharadita de
bicarbonato de sodio
·      
200 ml de aceite
·      
1 ½ zanahoria
rallada
·      
1 zapallito italiano
rallados y bien estrujado para sacarle el máximo de líquido
Calentar el horno a 180C. Mantequillar un molde rendondo de 22 cm (si
usan uno más ancho, les quedará más bajo)
Batir los huevos con el azúcar rubia y la miel, hasta tener una mezcla
cremosa y pálida. Incorporar el aceite. Agregar la harina, harina de almendras,
polvos de hornear y bicarbonato; batir sólo para integrar. Luego en forma
envolvente agregar la zanahoria y zapallitos rallados. Vaciar la mezcla en el
molde preparado. Hornear por 45 minutos o hasta que al meter un palito al
medio, éste salga seco. Dejar enfriar 10 minutos y desmoldar.
Servir espolvoreado con azúcar en polvo o hacer un glaseado con azúcar en
polvo con jugo de limón.
Nota: Pueden hacer esta receta en moldes individuales y espolvorear
semillas arriba. Disminuye el tiempo de horno a 20 minutos.