Siempre que quiero regalonear a
mis niños, se que les tengo que hacer algún queque con alguna berries ya que
son sus preferidos.
Esta vez tenía unos arándanos y
decidí combinarlos con limón para esta preparación. Quedaron muy ricos, es
tanto que cuando estaba viendo las fotos, mi hija menor decía que “delicia”.
Además los arándanos son tan buenos para nosotros, que hay que comerlos bien
seguido.  
Yo usé unos moldes de queque pequeños bien lindos que tengo, pero uds.
pueden hacer uno grande; lo que sí es mejor que usen esos moldes con hoyo al
medio ya que así se cocina más parejo el queque. Al glaseado le aplasté unos arándanos para darle un poquito de color y de sabor.


QUEQUITOS DE LIMÓN Y ARÁNDANOS
6 queques chicos o 1 grande
·      
2 tazas de harina
·      
½ taza de harina de
almendras
·      
1 cucharadita de
polvos de hornear
·      
½ cucharadita de
bicarbonato de sodio
·      
180 gr de
mantequilla sin sal, a temp. ambiente
·      
¾ taza de azúcar
·      
2 huevos
·      
Ralladura de 2
limones
·      
150 gr de yogurt
natural
·      
200 gr de arándanos
frescos o congelados
Glaseado
·      
1 taza de azúcar en
polvo (flor)
·      
4 arandanos
·      
Jugo de un limón
Calentar el horno a 180C. Mantequillar
6 moldes chicos para queques o un molde grande.
Juntar la harina, harina de
almendras, polvos y bicarbonato en un bol, reservar.
Batir la mantequilla con el
azúcar hasta tener una mezcla bien cremosa. Agregar los huevos de a uno, batir
bien para integrar. Agregar la ralladura y el yogurt natural. Agregar la mezcla
de harina, y batir hasta integrar (es importante no sobrebatir, también se
podría incorporar la mezcla de harina con una cuchara). Agregar en forma
envolvente los arándanos.
Poner la mezcla en los moldes
preparados y hornear por 25 a 30 minutos (para el grande poner más tiempo) o
hasta meter un palito en el queque, éste salga seco. Sacar del horno y dejar
enfriar 10 minutos antes de desmoldar.
Mientras tanto preparar el
glaseado. Moler con un tenedor los arándanos, agregar el azúcar y el jugo de
limón; mezclar bien. Glasear los quequitos y luego disfrutar.