Estamos en plena temporada de
mandarinas, y a pesar que no hay nada mejor que comerlas así al natural, yo las
quise poner en estos deliciosos quequitos de avena y mandarinas. Para darle
sabor a estas delicias usé tanto ralladura como jugo de las mandarinas, además
de glasearlas. Me encantaron como quedaron, de una textura suave y esponjosa y
un sabor suavemente cítrico.
El único ingrediente que no
encontrarán en el supermercado es la harina de almendras, que la pueden
reemplazar por almendras bien molidas o por harina de avena o bien por harina
todo uso. Lo otro importante es que lo quequitos suben bastante, así que no
llenen los moldes muy arriba; yo bien desobediente los llene mucho y como que
subieron para arriba y al lado. Yo usé unos moldes de muffins grandes por lo
que me salieron 8, si Uds. usan más chicos les deberían salir 12 unidades.
  


QUEQUITOS DE AVENA Y MANDARINAS
12 quequitos
Ingredientes
·      
Ralladura de 3
mandarinas
·      
½ taza de jugo de
mandarinas
·      
2/3 taza de azúcar
rubia
·      
1/3 taza de aceite
vegetal
·      
2 huevos
·      
2/3 taza de avena
tradicional
·      
1  taza de harina
·       2/3 taza de harina de almendras (o almendras bien molidas)
·      
2  cucharaditas de
polvos de hornear
Glaseado
·      
Ralladura de 1
mandarina
·      
1 a 2 cucharadas de
jugo de mandarinas
·      
1 taza de azúcar en
polvo (flor)
Calentar el horno a 180C.
Mantequillar 12 moldes de
quequitos o poner capsulas especiales para hornearlos.
Batir juntos la ralladura,
azúcar, aceite y huevos por 3 a 4 minutos o hasta tener una mezcla cremosa,
pálida y espesa.  Agregar el jugo, avena,
harina, harina de almendras y polvos y con una cuchara mezclar hasta integrar. Poner la mezcla en
los moldes preparados y hornear por 20 a 25 minutos o hasta que hayan subidos y
estén levemente dorados.
Para el glaseado, mezclar los
ingredientes hasta homogenizar. Glasear los quequitos y enfriar.