Siempre para los cumpleaños de mi familia, me gusta preparar sándwiches nuevos. Generalmente varío los rellenos, sin embargo este año quise hacer algo completamente distinto. Lo que hice fue hacer estos ricos scones con sabor mediterráneo y rellenarlos con la especialidad de mi casa: queso crema, jamón serrano y rúcula (algunas veces también les agrego alcachofas picadas). Fueron gusto de todos y duraron poco en la bandeja; yo feliz de ver que fueron todo un éxito.
La receta de los scones la saqué de un especial de invierno de la revista “Goodfood”. Por supuesto que los pueden servir sin el relleno y hacerlos más grandes. Son deliciosos para la hora del té o para acompañar una ensalada o sopa; Uds. deciden.

SANDIWICHES DE SCONES MEDITERRÁNEOS
8 unidades
·        350 gr harina con polvos de hornear
·        1 cucharada de polvos de hornear
·        ¼ cucharadita de sal
·        50 gr mantequilla, en pedazos
·        1 cucharada de aceite de oliva
·        8 mitades de tomates secos, picados pequeños
·        100 gr queso de cabra (o feta) en cubos
·        10 aceitunas negras, deshuesadas y picadas
·        300 ml leche entera
·        1 huevo, levemente batido para glasear
Relleno
·        Jamón serrano
·        Hojas de rúcula
·        Queso crema a temperatura ambiente
Horno a 220C. Mantequillar una lata de horno.
En un bol grande, mezclar la harina, polvos de hornear y sal. Agregar la mantequilla y el aceite y con las manos o dos cuchillos formar migas finas. Agregar los tomates, queso y aceitunas. Hacer un hoyo al medio de la mezcla e ir agregando la leche, amasar solo lo suficiente para obtener una masa pegajosa. Todo el proceso anterior lo pueden hacer en la procesadora.
Con las manos enharinadas hacer un círculo con la masa y cortar 8 pedazos o bien cortar con un molde redondo; yo los hice con un cortador redondo de unos 5 cm aproximadamente (me salieron como 26 unidades). Poner los scones en la bandeja preparada, pincelar con huevo y hornear por 15 a 20 minutos o hasta que hayan crecido y estén doraditos. Sacar del horno y tapar para que se mantengan blanditos. Duran 2 a 3 días guardados herméticamente.
Para preparar los sándwiches, partir por la mitad los scones. Esparcir queso crema en ambos partes del pan, poner un pedazo de jamón serrano y una o dos hojas de rúcula. Tapar y disfrutarlos, que son deliciosos.