Y se abre la temporada de
piscinas y nada mejor que para festejar hice esta rica y refrescante “sangría
de piña y naranjas”. No saben lo deliciosa que quedó, el único problema es que
entra muy fácil y uno no se da cuenta del alcohol. Un traguito veraniego, ideal
para disfrutar en compañía de amigos ya sea en un asado o en la tardecita al
empezar una comida.
No ha problema que lo hagan un
día antes, en ese caso las lonjas de naranja se las agregan al final para que
no se vaya a poner amarga la preparación.
Esta receta la adapté de una que
vi en la revista “Fine Cooking”.
SANGRÍA DE PIÑA Y NARANJA
4 a 6 personas
·      
1 botella de vino
blanco
·      
½ taza de vodka (yo
usé uno de vodka-mandarin que tenía)
·      
1 taza de jugo de
piña
·      
4 a 5 cucharadas de néctar
de agave
·      
1 taza de piña
picada
·      
1 naranja lavada y
partida en lonjas delgadas
·      
Hielo para servir

En un jarrón mezclar el vino,
vodka, jugo de piña y el néctar de agave y revolver bien. Agregar la piña
picada y la naranja y refrigerar por al menos 2 horas. Agregar hielo al servir.