Estoy de vacaciones, pero les dejo
esta receta que hice antes de irme. Estos pequeños pancitos dulces son una
delicia, lo único importante de recordar es no amasar, ya que si no quedan
duros. Son ideales para la hora del té.
Receta es del libro “Baking for
Friends” de Tate’s Bake shop; hice unos unos pequeños cambios.
SCONES DE FRAMBUESAS Y CHOCOLATE
9 scones
·       
2 taza de harina
·       
½ taza de azúcar rubia
·       
1 cucharada de azúcar
·       
½ taza de harina de
almendras (o almendras bien molidas)
·       
2 cucharaditas de polvos de
hornear
·       
¼ cucharadita de
bicarbonato de sodio
·       
125 gr mantequilla sin
sal, en cubos
·       
Ralladura de 1 naranja
·       
125 gr frambuesas
congeladas (yo compré frescas y las congelé, ya que estaban bien sabrosas)
·       
½ taza de chips de
chocolate
·       
2/3 taza de leche cortada con
el jugo de ½ limón, dejando reposar por al menos 5 minutos para que la leche se
corte.
Cubierta
·       
1 huevo
·       
1 ½ cucharada de azúcar
·       
½ taza de almendras
laminadas (aprox.)
Calentar el horno a 190C. Poner papel
mantequilla o silpat a una bandeja de horno.
Mezclar la harina con ambas azúcar,
harina de almendras, polvos de hornear y bicarbonato de sodio. Agregar la
harina y con las manos hacer migas. Agregar la ralladura, frambuesas congeladas
y los chips de chocolate, mezclar. Agregar la leche cortada  y formar la masa. Poner la masa en la mesa
harinada, y con las manos formar un cuadrado de unos 22 cm. Cortar 9 scones y
ponerlos en la lata preparada.
Para la cubierta, revolver el huevo
con el azúcar. Pincelar con esta mezcla la superficie de los scones, luego
espolvorear con las almendras laminadas.

Hornear los scones por 30 minutos o
hasta que estén firmes y levemente dorados. 
Servir tibios.