Mi mamá me trajo unos ricos duraznos
de su campo, y con el calor se estaban madurando muy rápido, así que decidí
preparar un sorbete con algunos de ellos. Quedó delicioso y lo mejor es saber
que estamos comiendo algo tan natural, sin aditivos ni conservantes.
Aprovecho de contarles que mañana
parto de vacaciones con mi familia. Les tengo preparadas dos recetas para que
las disfruten durante mi ausencia.
SORBETE DE DURAZNO
6 personas
·       
6 duraznos maduros, pelados
y picados
·       
¾ a 1 taza de azúcar
(dependiendo cuan dulce están los duraznos)
·       
½ taza de agua
·       
½ taza de vino blanco
·       
Jugo 1 un limón
Poner los duraznos con el jugo de
limón para que no se oxiden.
Poner en una olla el azúcar junto al
agua y vino, cocinar a fuego alto hasta tener un almíbar ligero. Vaciar el almíbar
caliente sobre los duraznos y esperar hasta que la mezcla enfríe. Licuar los
duraznos  con el almíbar y poner en la máquina
de helados, siguiendo las instrucciones de ésta para hacer el helado. Una vez
listo, congelar al menos un par de horas.  
Si no tienen máquina, poner la mezcla
de duraznos licuados en un recipiente, congelar hasta que está casi congelado
(como 1 ½ hora) y procesar la mezcla hasta que esté cremosa. Volver a congelar
y repetir la operación 2 veces más.