Les cuento que estuve unos días en la playa con unas amigas y sus hijos, ¡que rico! Los días estuvieron preciosos (no siempre es así en la costa) así que hubo mucho relajo y copucheo.
Para esta semana, quise hacer algo con ciruelas para seguir con mis recetas con ingredientes de verano. Entonces, decidí hacer un rico Strudel de Ciruelas y para simplificarles la vida usé masa filo. Sé qué pensarán que estoy loca diciendo que la masa filo es fácil, pero lo es, solamente no hay que tener miedo de usarla. Y lo mejor es que hoy está disponible en todos los supermercados. Además cada vez que he hecho una receta con esta masa, todos quedan impresionados. Otra ventaja, es que este postre lo pueden hacer antes y congelar, luego del congelador se va directo al horno y estará listo cuando la masa esté dorada.
Este strudel lo pueden servir a la hora de té o como postre. Pero como las ciruelas son generalmente ácidas (y aquí solo van cocinadas con un poco de azúcar), yo les recomiendo que lo sirvan con un helado de vainilla o crema y para hacerlo perfecto, acompañarlo con unas almendras acarameladas o bien con una salsa de caramelo.

STRUDEL DE CIRUELAS
2 strudel (8 a 10 personas)
·         10 ciruelas
·         2 cucharadas de mantequilla sin sal
·         2/3 taza de azúcar
·         2 cucharadas de agua
·         1 cucharada de jugo de limón
·         8 hojas de masa filo
·         100 grs de mantequilla sin sal
·         3 cucharadas de azúcar mezclada con canela a gusto
·         1 paquete de galletas molidas (yo usé Amelia)
Picar las ciruelas en cuartos, sacándoles el cuesco. Reservar.
En un sartén grande, derretir la mantequilla a fuego medio. Agregar el azúcar, agua  y jugo de limón. Mover el sartén para mojar toda la azúcar. Cocinar la mezcla hasta que esté burbujeando y se haya formado un caramelo, 3 a 5 minutos. Agregar las ciruelas partidas y cocinar hasta que el líquido que hayan soltado se haya espesado y la fruta esté blanda, como 8 minutos. Dejar enfriar completamente antes de empezar a armar el strudel.
Horno 200 C.
Pincelar la masa filo con mantequilla derretida, luego espolvorear con un poco de mezcla de azúcar. Tapar con otra hoja de masa, volver a pincelar con mantequilla y espolvorear con la mezcla de azúcar. Repetir este procedimiento hasta tener 4 hojas (la última irá sólo con mantequilla).    
Poner la mitad de las galletas molidas sobre la última capa (dejar 5 cms de borde sin galletas). Luego poner la mitad del relleno de ciruela a lo largo de un cuarto de la masa (dejar sin relleno el mismo borde del pedazo que estamos usando).

Para armar el strudel, enrollar una vez para tapar el relleno, luego doblar para adentro ambos bordes de los costados (con esto uno encierra el relleno por los lados) y luego seguir enrollando hasta formar el strudel. Poner en una bandeja de horno con silpat o papel mantequilla. Pincelar con mantequilla y espolvorear con azúcar.
Formar el otro strudel de la misma manera que se hizo con el primero, usando el resto de los ingredientes. Poner en la misma bandeja, uno al lado del otro.
Poner ambos rollos en el horno y cocinar hasta que la masa esté dorada (10 a 15 minutos). A veces uso el grill del horno para dorar la superficie.
Dejar enfriar antes de servir. No importa si se sale un poco de relleno, ya que una vez que esté frio, uno saca esa parte y no se nota nada.
Servir acompañado de helado de vainilla o de almendras.
También, pueden hacer strudel individuales, para esto usan solo dos capas de masa y luego la dividen en 4 a lo largo y siguen las mismas instrucciones para armar el strudel usando como una cucharada de relleno en cada rollo.