Acá va una receta que nació de tener
una manzanas que llevaban mucho tiempo sin comérselas. También tenía una masa
de pascualina y estuve dudosa en usarla, ya que generalmente es usada para
tartas saladas; pero me arriesgué a ver que opinaban en mi casa con esta
preparación. Yo en la mesa expectante y finalmente fue unánime lo rico que encontraron
el strudel, hasta me comentaron lo rica que era la masa, ya que quedó
crujiente.
Otra duda que tuve, fue si llamarla
strudel o no. Y al no encontrar otro nombre que me gustara, decidí usarlo,
aunque tengo claro que el tipo de masa es otra. Espero que disfruten la receta
y vean que siempre se pueden usar ingredientes olvidados por ahí.
“STRUDEL” DE MANZANAS ACARAMELADAS
2 rollos
·       
10 manzanas verdes (yo usé
de varios tipos que tenía en mi casa)
·       
½ taza de azúcar
·       
2 cucharadas de azúcar
rubia
·       
1 ½ cucharadas de
mantequilla sin sal
·       
½ taza de vino
·       
½ taza de cranberries,
hidratados
·       
Masa para “tarta pascualina”
 (vienen dos tapas por eso hice dos rollos)
o masa de hoja
·       
1 cucharada de mantequilla
derretida
·       
½ taza de galletas molidas
(yo usé un crocante de avena que me había sobrado de un postre)
·       
1 huevo levemente batido
·       
Mix dulce o azúcar rubia
mezclada con canela
Pelar las manzanas y cortarlas en 8
pedazos (sin el centro). En una sartén grande, cocinar el azúcar a fuego alto
hasta tener un caramelo. Agregar la mantequilla, revolver con cuidado para
integrar. Agregar las manzanas y revolver para envolverlas con el caramelo;
cocinar 5 minutos. Agregar el vino blanco y seguir cocinando hasta que las
manzanas estén blandas y el líquido se haya evaporado. Sacar del fuego y dejar
enfriar. Agregar los cramberries.

Estirar cada masa, pincelar con
mantequilla y espolvorear con las galletas molidas. Envolver las manzanas
formando un rollo, asegurándose de meter hacia adentro los extremos. Pincelar
con huevo batido y espolvorear con el mix dulce.