Estos ricos quequitos de avena y
frambuesas los hice para disfrutarlos después de una tarde de piscina, cuando
todos quedan con mucha hambre. Lo mejor es que son muy sanos, con ingredientes
buenos para nuestra salud.
Esta receta la adapté de una que
saqué del maravilloso libro “Small plates & sweet treats” del Aran Goyoaga
(del blog cannelle et vanille)
FINANCIEROS (QUEQUITOS) DE AVENA Y FRAMBUESAS
15 quequitos
·      
210 gr de
mantequilla sin sal
·      
170 gr de azúcar
rubia
·      
170 gr de almendras
·      
120 gr de harina de
avena
·      
Ralladura de 2
limones
·      
6 claras de huevos
·      
1 taza de frambuesas
frescas
Calentar el horno a 180C.
Mantequillar moldes de quequitos o usar moldes de silicona.
Derretir la mantequilla en una
olla a fuego medio-alto hasta que se empiece a dorar en el fondo y salga olor a
nueces (se le llama mantequilla negra en Chile). Sacar del fuego y dejar
enfriar a temperatura ambiente.
Procesar la azúcar rubia con las
almendras hasta tener una mezcla bien molida. Poner en un bol y mezclar con la
harina de avena. Luego agregar las claras y revolver hasta tener una mezcla homogénea.
Finalmente agregar la ralladura y la mantequilla negra reservada, integrar bien.
Poner la mezcla en los moldes de
quequitos, poner 2 a 3 frambuesas en la cubierta (yo puse una frambuesa al medio
también) y hornear  por 25 a 30 minutos o
hasta que estén dorados. Sacar del horno y desmoldar cuando se hayan enfriado.