Tengo una fascinación por estos
pequeños quequitos a base de mantequilla, de origen francés. Esta vez los hice
de chocolate y quedaron deliciosos. Son de un sabor exquisito y de una textura
muy suave. Son ideales para acompañar una taza de té o café o bien para usar de
colación (mi chiquitita se llevó varios al colegio porque le encantaron).
Los moldes especiales los pueden
encontrar en tiendas especializadas de cocina o repostería, sin embargo también
pueden usar moldes de quequitos, mejor si son de mini muffins pero si no usen
el que tengan. Otro punto, yo usé azúcar rubia pero uds pueden usar azúcar normal; yo estoy tratando de usar azúcar menos refinada y es por eso los cambios que he hecho.
MADELEINES DE CHOCOLATE
24 unidades aprox
·      
125 gr de chocolate
·      
125 gr de
mantequilla, picada
·      
1 cucharadita de
esencia de vainilla
·      
3 huevos
·      
125 gr de azúcar
rubia de caña
·      
125 gr de harina
·      
1 cucharadita de
polvos de hornear
Derretir la mantequilla junto al
chocolate en el microondas (o a baño maría), en intervalos de 1 minuto,
revolviendo hasta tener una mezcla homogénea. Agregar la vainilla, integrar y
dejar enfriar 15 minutos.
Batir los huevos con el azúcar
hasta tener una mezcla pálida y cremosa (con batidora eléctrica). Luego en
forma envolvente  agregar la mezcla de
chocolate. Luego agregar la harina y polvos de hornear, integrar con cuidado
hasta tener una mezcla homogénea. Tapar la mezcla y refrigerar por una hora.
Calentar el horno a 190C.
Pincelar con mantequilla moldes
de madeleines (mantequillar aunque sean de silicona); también pueden usar
moldes pequeños de quequitos. Rellenar los moldes, usando como ¾ cucharada de
mezcla (la mezcla estará espesa).
Hornear los madeleines por 7 a 8
minutos o hasta que estén firmes al tacto pero aun blanditos. Dejar enfriar
unos minutos antes de desmoldar.

Servir los quequitos
espolvoreados de azúcar en polvo.