Este fin de semana ha sido muy
trabajado, ya que les celebré el cumpleaños a mis dos princesas (que están de
cumpleaños con 4 días de separación). Para la ocasión, cociné este queque de
limón y amapolas que me fascina, ya que tiene una textura y sabor insuperable. Por
supuesto que fue todo un éxito entre mis invitados, así que se los super
recomiendo que lo hagan.
Lo otro que les quiero
recomendar es un emprendimiento que me gusto mucho que son individuales de
papel de “El papel de tu mesa”. Me llegaron de regalo muchos, que me fascinaron
y hoy para mis fotos usé uno de ellos, de a poco les iré mostrando los otros.
Los ideales para poner bonita la mesa. Si quieren más información pueden
escribir a elpapeldetumesa@gmail.com
y puedes seguir su cuenta de instagram @elpapeldetumesa


QUEQUE DE LIMÓN Y AMAPOLAS
1 queque
Para el queque
·      
1 taza de azúcar
·      
135 gr de
mantequilla sin sal, blanda
·      
½ taza de aceite
·      
Ralladura de 3
limones
·      
4 huevos extra
grandes
·      
¼ taza de agua
caliente
·      
2 tazas de harina
·      
2 cucharaditas de
polvos de hornear
·      
1 taza de harina de
avena
·      
¼ taza de semillas
de amapolas
Para el almíbar
·      
2/3 taza de azúcar
·      
½ taza de jugo de
limón
·      
Azúcar flor en polvo
para espolvorear
Calentar el horno a 180C.
Para el queque, mantequillar un
molde rectangular de queque.
Batir el azúcar con la
mantequilla, aceite y ralladura, hasta tener una mezcla cremosa y pálida.
Agregar los huevos de a uno, batiendo bien antes de agregar el siguiente.
Agregar el agua caliente y batir. Agregar las harinas y el polvo de hornear,
batir solo hasta integrar. Agregar en forma envolvente las semillas de
amapolas.
Poner la mezcla en el molde
preparado y hornear por 40 a 50 minutos o hasta meter un palito al medio, éste
salga seco.

Para el almíbar, poner el azúcar
con el jugo en una olla pequeña y cocinar a fuego medio hasta que el azúcar se
haya disuelto. Pinchar el queque por todos lados con un palo de brocheta y
luego vaciar la mitad el almíbar caliente sobre el queque. Desmoldar, volver a
pinchar y vaciar el resto del almíbar. Espolvorear azúcar el polvo para servir.