Los que me siguen hace un tiempo, se darán cuenta que me encantan los queques. En verano después de la playa o en el campo y en épocas más heladas, nada mejor para acompañar un café o té. Además es una excelente colación para los niños.
Traté de hacer con el queque, el efecto zebra que he visto varias veces en blogs y sitios de cocina, pero no me resultó tan bien. La primera razón creo que fue porque separé en dos la mezcla; pienso que debería ser 1/3 mezcla para agregar el chocolate y 2/3 de la mezcla para agregar la ralladura. La otra razón es que usé un cucharón muy grande y no pude hacer tantas líneas.
Les dejo la receta y Uds. prueban los cambios. En todo caso el queque es delicioso y mis niños encontraron que el glaseado era increíblemente rico.
La receta del queque la adapté del libro “Tarta a Gogó”, le hice bastantes cambios pero mi inspiración partió de ahí.
QUEQUE MARMOL DE CHOCOLATE Y NARANJA
10 a 12 personas
·        300 gr harina
·        50 gr maicena
·        4 cucharaditas de polvos de hornear
·        150 gr mantequilla sin sal, a temp. ambiente
·        300 gr azúcar
·        4 huevos
·        250 ml leche
·        Ralladura de una naranja
·        150 gr chocolate bitter, derretido
Glaseado
·        120 gr azúcar en polvo
·        3 cucharadas de chocolate amargo en polvo
·        Cantidad necesaria de agua tibia
Calentar el horno a 180C. Mantequillar un molde de queque (con un hoyo al medio).
Cernir juntos la harina, maicena y polvos de hornear, reservar.
Batir la mantequilla con el azúcar hasta tener una mezcla cremosa e integrada. Agregar los huevos de a uno, batiendo bien antes de agregar el otro. Agregar la harina en forma alternada con la leche. Poner la mitad (o 1/3, como les comenté arriba) de esta mezcla en un bol y agregar el chocolate derretido, mezclar bien hasta tener una masa homogénea. Al resto de la mezcla poner ralladura de naranja.
Para lograr el efecto zebra, se debe poner un cucharón de mezcla blanca, luego arriba poner un cucharón de mezcla de chocolate, luego mezcla blanca y seguir alternando hasta terminar con ambas masas. Siempre se debe poner el cucharón por el mismo lado arriba de la otra preparación, la masa sola va a ir rellenando todo el molde. Si al terminar queda más mezcla de un lado que de otro, pegar leves golpes con el molde en la mesa hasta emparejar. También pueden poner ambas mezclas con el chocolate al medio y marmolear con una cuchara.
Hornear por 50 minutos o hasta que al meter un palito, este salga seco. Dejar enfriar y desmoldar en una rejilla o lata de horno.
Para el glaseado, cernir el azúcar en polvo con el chocolate en polvo. Agregar el agua suficiente hasta tener un glaseado que fluya. Glasear el queque, dejar que se seque y luego poner el queque en un plato para servir.