Es verdad, acá va otro quequito de
zanahoria pero es que no lo puedo evitar, me encantan. Tenía unos damascos
turcos que quería usar y me pareció buena idea usarlos en esta preparación.
Quedaron exquisitos, que parece mentira que sean bastantes sanos (esa parte no
se la conté a mis niños).
Los preparé para el cumpleaños de mis
niñitas y fueron todo un éxito.
QUEQUITOS
DE ZANAHORIAS Y DAMASCOS
12 unidades
·       
175 gr azúcar rubia
·       
100 gr harina
·       
100 gr harina integral
·       
1 cucharadita de polvos de
hornear
·       
¾ cucharadita de
bicarbonato de sodio
·       
1 ½ cucharadita de canela
·       
Ralladura de una naranja
·       
2 huevos
·       
150 ml aceite
·       
150 gr de zanahoria
ralladura ( 1 ½ zanahoria mediana)
·       
60 gr damascos turcos
·       
1 cucharada de mermelada
de damascos
Calentar el horno a 180C.
Poner papelitos especiales para
hornear quequitos en 12 moldes individuales (también pueden mantequillar los
moldes).
Hidratar los damascos en agua
hirviendo por unos 20 minutos. Luego escurrir y hacer un puré junto a la
mermelada de damascos. Reservar.
En un bol, juntar la azúcar rubia,
ambas harinas, polvos de hornear, bicarbonato de sodio, canela y ralladura.

En otro bol, mezclar los huevos,
aceite, zanahorias y puré de damascos. Juntar ambas preparaciones y revolver
bien hasta integrar. Dividir la masa entre los moldes preparados. Hornear los
quequitos por 25 minutos o hasta que al meter un palito, éste salga seco. Una
vez listos, dejar enfriar y luego desmoldar. Los pueden servir espolvoreados
con azúcar en polvo o bien pueden hacer un glaseado de azúcar en polvo mezclada
con un poco de jugo de limón.