Un descanso de tanto dulce. Ya no sólo
estoy preocupada que me venga diabetes a mi sino también a toda mi familia; por
lo menos vamos a tener descuento por ser tantos.
Este pan de zapallitos italianos me
encantó, es húmedo y con un sabor delicioso, todos sus ingredientes se
complementan muy bien. Queda rico para hacer unos sánguches o delicioso solo
con mantequilla.
Yo lo preparé para llevarlo a la casa
de mi hermano (aunque me van a tener que perdonar ellos, porque lo tuve que
partir para mostrarles su interior). Y por eso lo decoré de esta manera, ya que
creo que es una buena alternativa para llevar cuando nos invitan a comer, en
vez de los chocolates.
El otoño está tan lindo, no saben cómo
me gustan los distintos colores que tienen sus árboles: todo tipo de naranjas,
variedad de cafés y verdes que aún quedan; realmente una belleza.
  
PAN DE ZAPALLITOS, QUESO DE CABRA Y ORÉGANO
1 pan mediano
·       
1 zapallito italiano
(zuchinni), rallado con cáscara
·       
2 cucharadas de sal para
los zapallitos
·       
½ cucharadita de sal para
el pan
·       
400 gr de harina
·       
1 cucharada de azúcar
·       
1 ¼ cucharaditas de
levadura seca
·       
175 ml de agua tibia
·       
75 ml aceite de oliva
·       
½ cucharadita de pimienta
·       
Ralladura de un limón
·       
100 gr de queso de cabra
rallado
·       
1 cucharadita de orégano
seco
Poner el zapallito italianos en un
colador junto a las dos cucharadas de sal y dejar reposar por 30 minutos para
que vaya botando líquido. Enjuagar el zapallito y luego estrujarlo bien para
botar todo el agua que tenga. Reservar.
Poner la harina en un bol, agregar la ½
cucharadita de sal por los bordes. Poner la levadura al medio con el azúcar,
agregar el agua tibia, aceite y mezclar; tendrán una masa no integrada aún.
Agregar los zapallitos, pimienta, ralladura, queso, orégano y amasar hasta
integrar todo y tener una masa lisa y blanda (yo la pongo en el mesón para
amasar y le voy agregando un poco de harina para que no se pegue).
Poner en un bol aceitado, tapar con
film plástico y dejar leudar por 45 minutos o hasta que haya duplicado su
volumen.
Calentar el horno a 200C.
Desgasificar y luego poner en un molde
rectangular aceitado. Dejar descansar 10 minutos. Pincelar con huevo,
espolvorear más orégano y luego hornear por 35 minutos o hasta que esté
doradito y cocido.