Como ya les conté, estuve la semana
pasada en el hermoso lago de Panguipulli (sur de Chile). Estábamos invitados a
la casa de nuestros amigos “Fuchs Lavados”, quienes nos hicieron pasar una
semana increíble.
Mi amiga Sole, que es una gran
cocinera, nos esperaba con este rico queque de frambuesas para nuestra llegada.
Estaba realmente delicioso y sobretodo que en esta zona se dan muy bien las
frambuesas (los arándanos también); estaban 
con un sabor insuperable.

Ayer preparé el queque pero sustituí
la harina de almendras por pistachos, quedó muy rico y con un color precioso.
Las fotos que estoy usando son del queque que preparó mi amiga.
La receta es del libro “Mi primer
libro de recetas” de Juliana López May.

ESPONJOSO DE FRAMBUESAS
8 personas
·       
200 gr mantequilla, blanda
·       
200 gr azúcar rubia
·       
4 huevos
·       
200 gr harina
·       
1 cucharadita de polvos de
hornear
·       
50 gr polvos de almendras
(harina de almendras o almendras bien molidas)
·       
2 tazas de frambuesas
frescas
·       
Azúcar rubia para
espolvorear
Calentar el horno a 180C.
Mantequillar un molde desmontable de
25 cm. Reservar
Batir 
la mantequilla con el azúcar hasta tener una mezcla pálida y muy cremosa
(esto es la base para un buen bizcocho). Agregar las harinas y el polvo de
hornear. Luego añadir los huevos de a uno, batir hasta tener una mezcla
homogénea. Agregar una taza de frambuesas a la mezcla y revolver bien para
integrar. Poner la mezcla en el molde preparado, luego esparcir el resto de las
frambuesas arriba. Espolvorear con azúcar rubia y hornear por 40 minutos o hasta
que el queque esté dorado y al meter un palito al medio, éste salga seco.
Enfriar, desmoldar y disfrutarlo.