El otro día compré en el
supermercado un té negro con sabor a rosas y vainilla, que me gustó mucho. Y
pensando hacer un postre liviano y fresco, decidí hacer un sorbete de frutillas
aromatizado con ese rico té.
El sabor del té se complementó
muy bien con las frutillas, quedando un sabor sutil al té pero algo distinto y
rico.
Pondría usar otro tipo de té, a
mí se me ocurre que se podría usar un té verde o un earl grey o bien cualquier
té frutoso.
  

Siempre que les pongo una receta
de helado, les doy la explicación de hacerlo si no tienen máquina para hacer
helados, lo importante es que se lancen a hacer helados en la casa, quedan muy
ricos y se pueden hacer sabores novedosos que no encontraran en el comercio.
  

SORBETE DE FRUTILLAS Y TÉ DE ROSAS Y VAINILLA
6 personas
·      
250 gr de azúcar
·      
250 ml de agua
·      
3 bolsas de té con
sabor a rosas y vainilla (o pueden usar algún té frutal o verde que deseen)
·      
1 kilo de frutillas
Limpiar las frutillas muy bien,
sacándole la parte verde, reservar.
Poner el agua con el azúcar en
una olla pequeña. Cocinar a fuego medio-alto. Una vez que se disuelta el
azúcar, dejar hervir por 1 minuto (tendrán un almíbar liviano). Apagar el fuego
y poner las bolsas de té dentro del almíbar, dejar reposar por 5 minutos. Sacar
las bolsas de té (escrujándolas bien) y dejar enfriar la mezcla.
Procesar las frutillas con el
almíbar frío, hasta tener una mezcla homogénea. Refrigerar la mezcla por un par
de horas y luego poner en la máquina de helados.

Si no tienen máquina de helado,
congelar la mezcla por 1 a 2 horas y luego procesar. Repetir este proceso 2
veces más, Al final tendrán un helado cremoso.