El miércoles pasado hicimos un paseo de curso a casa de Verónica Birrell a su linda casa en Rancagua. Ella muy cariñosa, nos tenía un almuerzo exquisito con unos postres deliciosos, dentro de éstos tenía un helado maravilloso. Por supuesto, que todas las cocineras queríamos la receta, que ella generosamente empezó a decirla y nosotras sin perder tiempo escribiéndola. Acá va mi interpretación, lo mejor es que pueden usar distintas pulpas para variar sus sabores. La pulpa que se usa es la que se compra en los supermercados congelada para hacer jugo, es concentrada y viene con azúcar o splenda (yo usé esta última, ¡ya se acerca el verano!).
Si no tienen maquina de helados, también pueden hacer el postre, es un poco más largo el proceso pero es fácil y resultado es exquisito.
HELADO TROPICAL
1 litro aprox.
·        330 gr pulpa de mango para jugo (con azúcar o splenda)
·        330 gr pulpa de maracuyá para jugo (con azúcar o splenda)
·        150 gr pulpa de piña para jugo (con azúcar o splenda)
·        2 yogurt griegos naturales (110 gr c/u)
·        2 claras pequeñas o una grande
Juntar todas las pulpas en un bol. Agregar los yogurtes y mezclar bien hasta tener una mezcla homogénea.
Batir la claras a nieve y mezclar con la mezcla anterior. Poner la mezcla en la máquina de helados según las instrucciones de esta.
Si no se tiene una máquina para hacer helado, congelar la mezcla por un par de horas (cuando esté empezando a congelarse, que esté dura pero no súper congelada) y luego procesar. Repetir la operación dos veces y así lograrán la consistencia cremosa.