Mis niños hombres se fueron de viaje,
así que esta tarde tuvimos un panorama de mujeres (mis niñas y yo). Cocinamos
estos ricos scones para disfrutarlos a la hora de la leche, lo mejor es que
todo era bien rosado. Nos dimos un festín, sólo le dejamos uno al papá para que
lo probara.
SCONES DE FRAMBUESAS Y NARANJA
12 unidades (depende del tamaño)
·       
210 gr harina
·       
1 cucharada de polvos de
hornear
·       
3 cucharadas de azúcar
·       
120 gr mantequilla, en
cubos
·       
Ralladura de 2 naranjas
·       
200 ml crema
·       
100 gr de frambuesas
frescas
Glaseado
·       
1 taza de azúcar en polco,
cernida
·       
Jugo de un limón
·       
4 frambuesas frescas
Calentar el horno a 180C.
Mezclar la harina con los polvos de
hornear y la azúcar. Agregar la mantequilla y con la manos formar migas (para
mi es la mejor manera de hacerlo, también lo pueden hacer en la procesadora o
con dos cuchillos). Agregar la ralladura y la crema, formar una masa blanda
pero que no se pegue. Formar un rectángulo, dejando un grosor como de un cm,
luego poner todas las frambuesas arriba y doblar y volver a formar un rectángulo
de un cm de nuevo. Cortar scones con un cortador de aprox 4 cm (yo usé uno
cuadrado) y poner sobre una bandeja de horno con silpat o papel mantequilla.
Hornear los scones por 20 minutos o
hasta que esté levemente dorados. Dejar enfriar.
Mientras tanto preparar el glaseado.
Mezclar el azúcar en polvo con el jugo de limón, revolver bien. Agregar las
frambuesas y con la ayuda de la cuchara, molerlas u integrarlas al glaseado.
Poner el glaseado en una bolsa de plástico (gruesas), cortar una punta y
glasear los scones. Esperar que el glaseado se seque y disfrutarlos.