Mi intención era hacer varias recetas
para final de año, pero entre el trabajo, las celebraciones (que este año
tocaron todas en mi casa) y el cumpleaños de mi hijo, no se pudo. Cociné mucho
pero no hubo tiempo para sacarles foto, lo bueno es que tengo varias recetas
probadas para luego compartir con Uds.
Esta tarta la vi en una revista “Dish”
y la dejé seleccionada para hacerla cuando estuvieran de temporada las cerezas.
Yo le hice unos cambios que quedaron muy bien. Es una tarta cremosa donde el
sabor a limón se complementa muy bien con las almendras y las deliciosas
cerezas. Es fácil de hacer y muy veraniega.
Por último, quiero aprovechar de
darles las gracias a todos los que me leen, me comentan y hacen  mis recetas. Me encanta saber que en algo
contribuyo a que disfruten cocinar tanto como me gusta a mí.
Les deseo un muy buen año 2013, que
esté lleno de salud, alegrías, logros y todo lo bueno que puedan desear. Y
sobre todo les deseo un 2013 bien cocinado.
¡FELIZ
AÑO NUEVO!
TARTA DE CEREZAS Y LIMÓN
6 a 8 personas
·       
3 huevos
·       
2/3 taza de harina
·       
1 taza de azúcar
·       
125 gr mantequilla,
derretida
·       
Ralladura de 3 limones
·       
½ taza de jugo de limones
·       
300 ml de crema
·       
1 taza de almendras
picadas finas (no molidas)
·       
½ kilo de cerezas, deshuesar
Calentar el horno a 180C.
Mantequillar un molde redondo desmoldable de 23 cm aprox. Poner papel de aluminio por fuera del molde, ya que
el relleno es bien líquido y así evitamos que se salga por abajo.
Batir los huevos junto a la harina,
hasta tener una mezcla homogénea. Agregar el azúcar, mantequilla derretida, ralladura,
jugo de limones, crema; partir sólo hasta tener la mezcla integrada. Separar 2
cucharadas de almendras molidas y el resto agregarlas a la mezcla anterior.
Vaciar la mitad de relleno en el  molde preparado, luego poner la mitad de las
cerezas y tapar con el resto del relleno. Hornear por 15 minutos. Sacar del
horno poner el resto de las cerezas y espolvorear con las almendras reservadas.
Volver al horno y hornear por 40 minutos o hasta que el relleno esté cuajado (no
completamente duro, ya que al enfriarse cuajará más).
Enfriar la tarta y luego refrigerar 3
horas antes de servir.
Al servir espolvorear azúcar en polvo
en su superficie.