Hace un par de semanas, un grupo de blogueros fuimos invitados a la Viña Pérez Cruz a un rico almuerzo.  Todos los invitados teníamos blogs relacionados con la gastronomía, acá van sus blogs para que los visiten, son muy buenos: Cocina de Mercado, Sansabor, Im Chef, Prieta con papa, La sartén y el mango (hacer click en el nombre para ir al blog). 
Pérez Cruz es una viña familiar que se dedica a hacer solamente vinos tintos de muy buena calidad. La viña es preciosa, tanto su bodega como el espacio que la rodeaba. El enólogo nos hizo una instructiva cata de todos sus vinos, todos eran exquisitos y para mí el mejor fue el carmenere. Por último nos dieron un exquisito almuerzo, conversamos harto y lo pasamos muy bien.
Y para agradecer la invitación, les preparé una tarta de manzana y vino tinto, de David Lebovitz (que con peras también queda muy buena). Es una tarta rústica, sin pretensiones, pero con un sabor exquisito. Tienen que planearla con anticipación,  ya que las manzanas tienen que macerarse en el vino entre 24 a 48 horas. La pueden servir tibia o a temperatura ambiente y como todo postre de manzana queda muy rica acompañado con un helado de vainilla (les recomiendo él del Emporio La Rosa).
TARTA DE MANZANAS Y VINO TINTO
8 personas
·         8 a 9 manzanas verdes (2 kilos aprox.), peladas y cortadas en octavos
·         ¾ taza de azúcar
·         1 botella de vino tinto, con merlot queda muy rica
Masa
·         1 taza de harina
·         2 cucharaditas de azúcar
·         ¼ cucharadita de sal
·         4 cucharadas de mantequilla sin sal, en cubos y heladas
·         3 cucharadas de agua helada
Poner las manzanas en un bol, agregar el azúcar y mezclar bien. Luego agregar el vino tinto y dejar macerar por 24 a 48 horas, para que se impregnen en el vino.
Preparar la masa. Procesar la harina con el azúcar y sal. Agregar la mantequilla y procesar hasta tener migas. Agregar el agua helada y procesar hasta tener una bola de masa (Ambos procesos se puede hacer con las manos). Reservar la masa en el refrigerador.
Colar el vino de las manzanas  y vaciar en una sartén que luego pueda ir al horno (cuando yo no tenía una, usaba una sartén normal y el mango lo cubría muy bien con papel aluminio para que no se fuera a derretir). Cocinar el vino a fuego medio hasta que se reduzca a 1/3 taza. Sacar de fuego y reservar unas cuantas cucharadas del almíbar de vino, para glasear la tarta terminada. Poner las manzanas sobre el almíbar, bien apretadas y en doble fila si es necesario. Reservar.
Precalentar el horno a 190C.
Sacar la masa del refrigerador y uslerear hasta tener un círculo un poquito más grande que el diámetro del sartén. Poner la masa sobre las manzanas, metiéndola bien por los bordes.
Hornear la tarta hasta que la masa esté dorada y las manzanas blandas (pueden meter un cuchillo atravesando la masa para probarlas), como 1 hora. Dejar enfriar por 10 minutos. Si tuviera mucho líquido, ladear la tarta y vaciar sobre un bol (esta sirve como salsa, yo no tuve que hacer este proceso ya que no me sobraba líquido).
Dar vuelta la tarta en el plato que la van a servir (por favor háganlo con mucho cuidado y rápido para que no se vayan a quemar). Pincelar la tarta con el almíbar reservado.
Servir tibio o a temperatura ambiente. Lo pueden acompañar con una bolita de helado de vainilla.