Pensé mucho qué hacer para celebrar el
“día de la cocina Chilena” que se celebra el 15 de abril. De todas maneras
quería hacer algo dulce, y la restricción que tenía era usar unas claras que
tenía en el refrigerador. Tenía dos alternativas: hacer un turrón de vino
(merengue cocinado con un almíbar hecho con vino tinto) o unos ricos merengues
rellenos con manjar. Decidí por los últimos ya que en mi casa somos todos
fanáticos de los merengues y hace mucho que no los hacía.

Los merengues rellenos con manjar son
un clásico dentro de los dulces chilenos. Con esta receta participo en el
desafío de este mes del BRBC para celebrar el “día de la Cocina Chilena”. Los
invito al buscador para que vean que otras recetas han preparado para celebrar
este importante día.
Por último, les advierto que si les
gustan los merengues azucarados y duros, esta receta no es para Uds. Estos
merengues son crocantes y
chiclosos a la vez, como a mí me gustan.
MERENGUES RELLENOS CON MANJAR
24 merengues (dependerá del porte que
los hagan)
·
6 claras de huevo, a
temperatura ambiente
·
1 ¾ taza de azúcar
granulada
·
2 cucharadas de azúcar en
polvo
·
Manjar
Calentar el horno a 150C o lo más bajo
del horno.
Poner las claras y el azúcar en un
bol. Batir las claras a baño maría (es decir, se deben batir la claras sobre
una olla de agua hirviendo, preocupándose de que el bol con las claras no toque
el agua) hasta tener un merengue brillante y duro, 8 a 10 minutos. Sacar del
baño maría, agregar el azúcar en polvo y seguir batiendo hasta que el merengue
se haya enfriado.
Poner el merengue en una manga y
formar los merengues del tamaño que deseen en una lata con silpat o con papel
mantequilla levemente mantequillado. Hornear los merengues por 60 minutos o
hasta que estén levemente dorados y duros al tacto. Si los merengues se
empiezan a dorar mucho, abrir la puerta del horno levemente. Una vez listos,
apagar el fuego, pero dejar los merengues enfriar dentro del horno (muchas
veces yo los dejo toda la noche).
Sacar los merengues, despejarlos con
cuidado. Juntar dos merengues con manjar en el medio.