Me encantan los scones, me gustan mucho las manzanas y en estos rollitos se mezclan para hacer una preparación deliciosa. La masa no muy dulce se complementa perfectamente con las manzanas cocinadas.

Me costó sacar las fotos ya que encontré que no lograba captar lo rico que eran. Sin embargo tengo una familia grande, son los jueces para lo que preparó y les puedo decir que estos rollitos no duraron nada y a todos le encantaron.
La receta la saqué de una revista llamada Yum!
ROLLOS DE MANZANAS
7 rollos
Relleno
·        450 gr de manzanas verdes peladas y cortadas en cubos
·        Jugo de un limón
·        4 cucharadas de azúcar
·        1 cucharada de mantequilla
Masa
·        200 gr harina
·        1 cucharadita de polvos de hornear
·        ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
·        60 gr mantequilla sin sal, en cubos
·        2 cucharadas de azúcar
·        2 cucharadas de crema
·        80 a 125 ml de leche
·        Azúcar para espolvorear
Poner papel mantequilla en el fondo de un molde redondo o cuadrado de aproximadamente 20 cm, mantequillar levemente todo el molde.
Para el relleno, poner las manzanas a cocinar en una sartén junto al jugo de limón, azúcar y mantequilla; cocinar hasta que las manzanas estén blandas (agregar agua durante la cocción si fuera necesario).
Calentar el horno a 200C.
En una procesadora poner la harina, polvos de hornear, bicarbonato; procesar un par de veces para mezclar los ingredientes. Agregar la mantequilla y azúcar, procesar hasta formar migas. Con el motor andando agregar la crema y la leche suficiente para tener una masa blanda pero no pegajosa. (Todo este proceso se puede hacer con las manos).
Poner la masa en un mesón levemente harinado y con ella formar un rectángulo de 20×30 cm (lo más exacto posible, yo siempre tengo una regla en mi cocina).
Poner el relleno sobre la masa y luego enrollar como un brazo de reina por el lado más largo. Cortar en 7 pedazos y ponerlos en el molde preparado; uno al medio y el resto rodeándolo (dejar un poco de separación entre ellos ya que crecerán durante la cocción). Espolvorear azúcar sobre los rollitos y hornear por 20 a 25 minutos o hasta que hayan crecido estén dorados. Dejar enfriar levemente, servir tibios. Los pueden acompañar con crema, aunque solos son deliciosos.