Con esta receta quería participar en el concurso organizado por Revista Paula y leche condensada Nestlé, pero leí mal las fechas (eso me pasa por ser tan volada), que cuando la fui a enviarla me di cuenta que ya era demasiado tarde. Para otra oportunidad será. En todo caso disfrutamos este postre en una comida familiar donde me sentí una ganadora al verlos disfrutar con esta delicia.
La chirimoya es una fruta exquisita con un sabor delicioso. Se pueden preparar postres, helados o se come sola o acompañada con jugo de naranja (lo que ayuda a que no se ponga negra), llamando a esta preparación Chirimoya Alegre.

TARTA  MOUSSE DE CHIRIMOYA ALEGRE
12 personas
Base galletas
·        180 gr de galletas de vino (vainilla, mantequilla)
·        100 gr de mantequilla
Relleno
·        600 gr de carne de chirimoya (2 medianas), con 1 a 2 cucharadas de jugo de naranja
·        1 tarro de leche condensada
·        250 gr de queso crema a temperatura ambiente
·        10 hojas de gelatina
·        2 claras
·        250 ml de crema para batir, helada
Cubierta
·        1 taza de jugo de naranja
·        ¼ taza de mermelada de damascos
·        3 hojas de gelatina
Para la base de galletas, moler las galletas, mezclar con la mantequilla y colocar en molde desmontable de unos 25 cm, presionar bien y hornear por 15 minutos a 180º. Dejar enfriar.
Para el relleno,  batir el queso crema junto a la leche condensada, hasta tener una mezcla bien cremosa e integrada. Hidratar las hojas de gelatina, escurrir y derretir en el microondas por unos segundos (5 aprox.). Agregar la gelatina a la mezcla de queso. Agregar  la chirimoya.
Batir las claras batidas a nieve y envolverlas a la mezcla de queso- chirimoya.  Finalmente batir la crema y envolver a la mezcla anterior. Poner la mezcla de chirimoya sobre la base de galletas y refrigerar por un par de horas o hasta que haya cuajado.
Para la cubierta, hervir el jugo de naranjas y la mermelada, luego agregar la colapez remojada y colada. Dejarla enfriar y poner sobre el relleno. Dejar enfriar hasta que el postre haya cuajado.
Desmoldar y servir.